La Gestión del cambio en empresas familiares

El pasado 22 de noviembre asistimos a la Conferencia Iberoamericana en Gobierno Corporativo y Empresas Familiares organizada por el IESDE School of Management en donde tuvimos la oportunidad de escuchar y reflexionar junto a diferentes ponentes la importancia y los retos a los que se enfrentan este tipo de organizaciones.

¿Por qué son importantes?

En México, cerca del 90% de las empresas son de origen familiar. Y las hay de todos los tamaños: más del 90% de las que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores tienen una representación de este tipo en cuanto a capital y control.

Por lo tanto, su contribución es clave para el desarrollo del país y los esfuerzos para fomentar su sustentabilidad son más relevantes que nunca.

¿Y en dónde entra la gestión del cambio?

Entre los elementos que identificamos, a partir de las reflexiones de la Conferencia, destacan los siguientes:

Trinomio empresa-propiedad-familia. La gestión del equilibrio entre estos factores es vital para la permanencia de la organización, ya que a la par que se busca la rentabilidad de la organización, también se debe asegurar el patrimonio y establecer lineamientos para el accionar de la familia.

Uno de los documentos angulares son los protocolos familiares que contienen ese conjunto de normas que regulan las relaciones entre la familia, la empresa y los propietarios y aseguran su continuidad en el tiempo.

Sucesión. Los pasos de estafeta se van a dar con o sin planeación. Por lo que si una empresa busca trascender y evitar futuros conflictos, que incluso trasciendan a nivel familiar, deberá considerar un plan para realizar esta transición de manera óptima.

Los planes pueden proyectarse a 5 o 10 años; deben considerar el plan de vida de quien deja el cargo y tener lineamientos claros para el proceso de selección de candidatos, entre otros elementos.

Inclusión de la siguiente generación. Entre los principales desafíos en este rubro se encuentra el definir con anticipación las razones por las cuales se integrará a un miembro de la siguiente generación, las competencias que deberá tener, las actividades que desempeñará y cómo éste podrá tener opciones de crecimiento dentro y/o fuera de la organización.

De acuerdo con la edad, podrán tener distintos roles y podrán aportar de diferente manera a la organización.

Así pues, la gestión de estos factores puede darse de manera interna o a través de un tercero especializado en la dinámica empresa-familia, pero lo importante es que se reconozca esta relación y se generen acuerdos que minimicen el riesgo de conflictos y contribuyan a la permanencia de la organización.

¿Qué otros elementos de las empresas familiares consideras se deberían cuidar para asegurar su permanencia?

Nos encantará escuchar tus comentarios.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *